h1

Prevenir

noviembre 26, 2006

Angustia

La prevención en el tema que nos ocupa es un factor determinante.
Para ejercer una verdadera prevención debemos aunar no solo escuela y familia, también hay factores sociales que
afectan directamente a las conductas y comportamientos de nuestros menores. 

 
¿Cómo se manifiestan los problemas sociales y familiares? Una manifestación evidente puede ser lo que conocemos
por acoso escolar, que siempre ha existido en mayor o menor medida y que quizás ahora, por la repercusión mediática que alcanza podría estar magnificándose. La disrupción en las aulas es otra consecuencia directa. Alumnos que utilizando todo tipo de recursos y estrategias consiguen boicotear el desarrollo normal de las clases. Y  por último la aparición de conductas graves como el consumo de sustancias tóxicas, el absentismo escolar, la delincuencia, etc… 
Todas ellas implican fracaso escolar.

Pretender solucionar estas problemáticas sin tener en cuenta una intervención preventiva desde la escuela, la familia y la propia sociedad parece una empresa abocada al fracaso.

 Debemos potenciar una educación en valores que fomente el respeto y la tolerancia, que analice y transmita la necesidad de comunicar a otros sus estados anímicos como forma de encauzar y controlar sus emociones, y un manejo adecuado de habilidades sociales básicas que les permitan relacionarse de forma positiva con los demás.

Esta educación no sólo es tarea de la escuela.

La familia y la sociedad deben transmitir estos mismos valores. La escuela no debe tener un discurso aislado. El mensaje de la familia y de la sociedad no puede ser distinto. El mensaje de la escuela es la semilla que se planta, pero también es tarea de la familia y de la sociedad en general,  el hacerla crecer.

 Los valores de igualdad, convivencia y respeto transmitidos por la escuela no debieran  ser ignorados o criticados desde  la familia y desarmados inconscientemente desde los medios de comunicación. Por ello, es necesario que las familias asuman también este reto.

 ¿Cómo educar a las familias? La escuela puede informar y orientar. En algunos casos podrá, a través de las escuelas de padres, educar.

 Pero, ¿Cómo educar a una sociedad diversa?

¿Cómo propiciar unos valores que sean válidos para todos en una sociedad multicultural?

Los medios de comunicación, en general, ejercen una gran influencia sobre la sociedad. Se transmiten ideas, valores y modelos sociales que son imitados y asumidos por un público diverso. Cuidar que los mensajes que se transmiten obedezcan a estos mismos principios, es primordial para que esta labor preventiva sea eficaz.

¿ Puede la escuela competir con programas de televisión que con formatos atractivos transmiten valores completamente contrarios a los suyos? Se ofrecen personajes que triunfan en el medio (salen en programas de TV (actividad lucrativa… muy lucrativa), hacen “bolos”, salen en prensa, etc.  por hablar mal de sus compañeros, amigos o exparejas. Poner un mote original, aunque atente contra la dignidad de la persona, se acompaña de carcajadas. El mensaje es claro… mofarse y criticar a los demás es divertido. Poner un mote a otro es signo de creatividad, de originalidad… y así numerosos ejemplos de cómo se ofrecen, a través de televisión particularmente, modelos sociales que van en contra de lo que la escuela transmite.

La escuela debe competir contra el poderoso imán de la televisión. Los mensajes de la escuela son humildes en sus medios y propuestas. La televisión los acompaña lujosamente vestidos: música, colores impactantes, aplausos, personajes famosos…

 No obstante, la escuela debe mantener su mensaje. Y este mensaje no puede ser sectario, no puede obedecer a consignas particulares, ya sean políticas  o religiosas.

La familia debe conciliar sus propias creencias con valores universales de igualdad y justicia.

Debemos educar a nuestros alumnos en la igualdad de derechos y  en el respeto a la diversidad de raza, de religión… independientemente de la cultura o tipo de familia de la que procedan. Pero, ¿qué pasa cuando llegan a casa?  ¿Qué ocurre con nuestro mensaje?

Por ello, el mensaje de la escuela debe ser válido para todas ellas, o mejor dicho, el mensaje de la escuela debe ser respetado por todas ellas, porque debe ser un mensaje impecable que proclame valores de justicia e igualdad.

Anuncios

One comment

  1. Es muy interesante la formación en valores de las familias. Si no estamos todos de acuerdo y en linea.. poco conseguimos. Las información a las familias es una medida de prevención muy valiosa. Mira la página de padres y colegios .. es una publicación q me mandan del cole de mi hija y tiene web
    http://www.padresycolegios.com/.



Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: