h1

Educación de los sentimientos y de la convivencia escolar

abril 2, 2007

 5

D. Alberto Acosta Mesas. Psicología experimental y fisiología del comportamiento. Universidad de Granada. Desde aquí puedes descargar la documentación de su intervención Un programa para el desarrollo de la inteligencia emocional

El Sr. Acosta  nos habló de la Educación de los sentimientos y de la convivencia escolar. Trabajar la convivencia, los conflictos y los sentimientos como forma de actuación . Establecer actividades que favorezcan la convivencia y procedimientos que presten atención a los estados de ánimo, emociones y sentimientos. La convivencia implica compartir normas  y metas, actitudes y valores. Un grupo convive si sus reglas están consensuadas y compartidas por todos los miembros del grupo y todos se esfuerzan por conseguirlas.

En cualquier grupo se comparten normas y objetivos, y pese a ello, en cualquier grupo va a aparecer el conflicto. El conflicto va implicito en la convivencia. Luchar para que el conflicto no aflore es imposible. Lo importante es prepararnos para afrontarlo y resolverlo. El conflicto se entiende así, también, como fuente de aprendizaje.

Los sentimientos impregnan la propia convivencia. Las emociones van acompañadas de cambios corporales, interpretaciones de la realidad y tendencias de acción vigorosas. Regular los conflictos y gestionar la convivencia es indispensable en la labor educativa. Si hay normas y objetivos claros es fácil de conseguir.

Para hacerlo hay que trabajar los valores y las emociones. Los valores son referentes de actuación. En la escuela también hay que ocuparse de los sentimientos. Debemos ser capaces de “controlar” y “conocer” las emociones, aunque su manifestación es distinta según la persona. Pero la educación emocional ayuda a “entenderlas” y “controlarlas” para darles sentido, regularlas y utilizarlas en la consecución de nuestro objetivo.

Por otra parte, los conflictos son inherentes a la convivencia. Regular los conflictos requiere una intervención afectiva. Salir del conflicto implica dejar los intereses particulares  para asumir los colectivos. De esta forma podemos ver el conflicto como algo positivo.

Trabajar la convivencia en los centros supone llegar a  acuerdos. Hay varias formas o modelos de afrontar los conflictos:

Pasivo, en el que no  hay acuerdo. Empobrece personal y socialmente

Agresivo, no hay regulación de objetivos. Cada parte quiere salirse con la suya. Clima social deteriorado.

Negociación, esfuerzo para aunar nuestro criterio con el de los demás

Cooperación, se mantienen los objetivos del otro y los nuestros pero existe un esfuerzo por lograr objetivos comunes. Clima social positivo. Los individuos se ayudan, comprenden, animan.

Educar emociones no es reprimir emociones. Es mejor trabajar la responsabilidad que incitar la culpa.

Anuncios

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: